Laura Varela Fallas

Zonas azules que debe conocer en la península de Nicoya en Costa Rica

En la majestuosa Península de Nicoya, en Costa Rica, se encuentran las famosas “zonas azules”, lugares que han capturado la atención del mundo por la notable longevidad y felicidad de sus habitantes. En este artículo, le invito a explorar estas áreas únicas, donde el tiempo parece detenerse y la vida se vive plenamente.

Montezuma: Un oasis de bienestar

Montezuma, situada en la punta sur de la península, es una de las zonas azules más fascinantes. Con su ambiente relajado y su conexión profunda con la naturaleza, esta comunidad ha atraído a aquellos que buscan una vida en armonía. Los residentes de Montezuma adoptan un enfoque de vida equilibrado, disfrutando de la dieta rica en productos locales y participando en actividades físicas como yoga y senderismo.

Además, el lugar está muy bien resguardado por Malú, una perra de raza pastor velga malinois que, durante sus dos años de vida ha sido entrenada para ayudar y rescatar a los turistas de la zona, debido a la falta de guardavidas humanos. 

Conozca más sobre Malú y su gran labor de rescatista en Montezuma haciendo clic aquí.

Santa Teresa: surf, sol y salud

Santa Teresa, conocida por sus playas de arena blanca y olas perfectas para el surf, también ha ganado fama como una zona azul emergente. Aquí la comunidad abraza un estilo de vida activo y saludable, donde el surf se convierte en más que un deporte; es una forma de vida. La frescura de los alimentos locales, combinada con la conexión con la naturaleza, contribuye a la vitalidad y al bienestar de los residentes.

Nicoya: Donde el tiempo se desliza tranquilo

La ciudad de Nicoya, ubicada en el centro de la península, es el epicentro de las investigaciones sobre longevidad. Sus habitantes, conocidos por su longevidad excepcional, han atraído la atención de científicos de todo el mundo. La dieta centrada en productos frescos y la fuerte red social son elementos clave que contribuyen a la longevidad en esta región.

Playa Naranjo: Un refugio de calma

En la costa noroeste de la península se encuentra Playa Naranjo, un lugar donde el ritmo tranquilo de la vida se mezcla con la belleza natural. Aquí la pesca sostenible y la conexión comunitaria son prácticas comunes. La paz que emana de esta zona azul es palpable, ofreciendo a los visitantes una escapada serena y rejuvenecedora.

Más allá de las ubicaciones específicas, las zonas azules de la Península de Nicoya comparten elementos comunes que contribuyen a la longevidad y la felicidad. La belleza y la particularidad de este lugar, la podemos ver reflejada en el capítulo 3 del documental realizado por Netflix titulado ‘Vivir 100 años: los secretos de las zonas azules’.

En este capítulo queda reflejado cómo la dieta basada en alimentos frescos y locales, la actividad física regular y un sentido profundo de propósito son pilares fundamentales de estas comunidades. Puede ver más de este fascinante documental que recomiendo al 100% aquí.

Para mí explorar las zonas azules de la Península de Nicoya no solo ha sido un viaje geográfico, sino también una inmersión en un estilo de vida que celebra la salud y la felicidad. ¡Si aún no conoce estos maravillosos destinos, le invito a que se aventure y los visite ahora!